Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Esquema de la estratigrafía del nivel TD6 de la Gran Dolina. Esquema de la estratigrafía del nivel TD6 de la Gran Dolina. (Isidoro Campaña / CENIEH)

Homo antecessor "Sale de la cueva"

Noviembre 2016.

La unidad estratigráfica de TD6 en Gran Dolina es conocida por albergar los niveles en los que se descubrieron los restos de Homo antecessor, y una de las evidencias más antiguas y más sólidas de la práctica del canibalismo entre humanos. Esta acumulación de fósiles se había interpretado hasta ahora como consecuencia de un campamento antecessor dentro de la cueva. Sin embargo, en el estudio encabezado por el investigador Isidoro Campaña, y publicada en la revista Scientific reports, se sugiere que la acumulación de fósiles y útiles líticos puede deberse a procesos geológicos, como el arrastre por gravedad o pequeños cursos de agua. Esto significa que probablemente Homo antecessor acampó fuera de la cueva, a pocos metros de donde 800 mil años después se hallaron sus restos.

El estudio presenta una nueva interpretación de la estratigrafía y sedimentología de este nivel, identificando en TD6 hasta 18 subniveles diferentes y 8 procesos sedimentarios responsables de la formación del yacimiento, como entradas de sedimentos por gravedad, canales fluviales o llanuras de inundación. Se han descrito hasta tres posibles entradas de los sedimentos al interior de la cueva, las conocidas como el Penal, el Torreón, y una tercera relacionada con el sondeo que en 1994 proporcionaba la evidencia más antigua de ocupación humana en Europa. En concreto, el nivel en el que se hallaron más homínidos, la subunidad TD6.2, es el resultado de pequeños cursos de agua que atravesaban la cueva. Sin embargo, el buen estado de conservación de los fósiles, así como las reconstrucciones del relieve de la sierra de Atapuerca durante el Pleistoceno inferior, permiten afirmar que este transporte fue muy corto, de apenas unas decenas de metros desde su lugar de origen. 

Este estudio se ha realizado usando técnicas de escáner láser 3D y fotogrametría disponibles en el CENIEH.

Referencia: Campaña, I. et al. “New interpretation of the Gran Dolina-TD6 bearing Homo antecessor deposits through sedimentological analysis”. Scientific Reports 6: 34799

© 2017 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad