Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
El Cráneo 6 de la Sima de los Huesos (Atapuerca, Burgos) El Cráneo 6 de la Sima de los Huesos (Atapuerca, Burgos) (Javier Trueba/MSF)

La cara de Homo sapiens es única

Un estudio basado en gran parte en el estudio de fósiles de la sierra de Atapuerca explica cómo se ha desarrollado la cara a lo largo de la evolución humana. El artículo, Ontogeny of the maxilla in Neanderthals and their ancestors, ha sido realizado por un equipo internacional de paleoantropólogos, en el que destaca la participación de Juan Luis Arsuaga, codirector de los yacimientos de Atapuerca, y de otros científicos del Equipo de Investigación de Atapuerca.

El trabajo, publicado en la revista científica Nature Communications, estudia la evolución de la cara humana en los últimos dos millones de años. El método utilizado consiste en examinar con microscopía electrónica y confocal la superficie de los huesos de la cara de individuos en proceso de desarrollo, para distinguir las áreas en las que se está depositando hueso de otras áreas en las que se está reabsorbiendo. Durante el desarrollo facial los huesos de la cara crecen principalmente en las áreas donde se produce depósito de hueso. En zonas donde predomina la reabsorción, el crecimiento es mucho más limitado. Esa diferencia hace que la cara humana moderna tenga relieve, que esté “esculpida”, con pómulos salientes, por ejemplo, y que sea vertical en vez de proyectarse hacia adelante en un morro. En los grandes simios, en cambio, solo hay deposición de hueso, y por eso toda la cara avanza durante el crecimiento. Los investigadores concluyen que el patrón histológico que se observa en el Homo sapiens es único en la evolución humana. El modelo de crecimiento de otras especies sigue, en cambio, un patrón primitivo. Únicamente en el caso de Homo antecessor, de la Gran Dolina de la sierra de Atapuerca, el modelo de crecimiento podría parecerse al moderno, pero hasta ahora solo se ha hallado un individuo bastante incompleto en el que es posible estudiar parcialmente la histología de la superficie de su cara. Según Arsuaga, el descubrimiento es muy relevante, pues confirma que la especie humana actual presenta rasgos únicos.

Referencia:

Ontogeny of the maxilla in Neanderthals and their ancestors. Rodrigo S. Lacruz, Timothy G. Bromage, Paul O’Higgins, Juan Luis Arsuaga, Chris Stringer, Ricardo Miguel Godinho, Johanna Warshaw, Ignacio Martínez, Ana Gracia-Tellez, José María Bermúdez de Castro & Eudald Carbonell.

© 2017 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad