Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información

El Equipo de Atapuerca presenta un modelo de la evolución del cuerpo humano

Septiembre 2015

Científicos del Equipo de Investigación de Atapuerca clasifican en cuatro fases la evolución del cuerpo humano: ardipitecos, australopitecos, humano arcaico y humano moderno.

Este estudio, encabezado por Juan Luis Arsuaga, codirector de los yacimientos de la sierra de Atapuerca, director científico del Museo de la Evolución Humana y Vicepresidente de la Fundación Atapuerca, ha sido publicado hace unos días en la revista científica PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos.

En este trabajo los científicos han analizado con todo detalle la colección de fósiles del esqueleto postcraneal (del cuello para abajo) del yacimiento de la Sima de los Huesos (Atapuerca), con unos 430.000 años de antigüedad. Se trata de un conjunto de fósiles único en el mundo y representa una parte muy importante del registro fósil del esqueleto (excluido el cráneo) anterior a los neandertales y a los humanos modernos.

El análisis de los fósiles de la Sima de los Huesos ha permitido a los investigadores proponer cuatro grandes patrones sucesivos en la evolución del cuerpo humano: el de los ardipitecos, arborícola y tal vez ocasionalmente bípedo; el de los australopitecos, bípedo obligado, pero con notables capacidades arbóreas; el humano “arcaico”, al que pertenecen Homo erectus y la población de la Sima de los Huesos, de cuerpo alto en comparación con los tipos somáticos anteriores, ancho y robusto, y locomoción exclusivamente terrestre, y el humano moderno, de tipo alto, estrecho y esqueleto grácil.

La forma corporal de los neandertales, concluyen los autores del estudio, pertenecería al tercer tipo, aunque estos humanos habrían desarrollado ciertas características propias, algunas de las cuales ya se pueden apreciar en la población de la Sima de los Huesos, lo que ayuda a entender mejor el origen de los rasgos neandertales.

Referencia bibliográfica

Arsuaga, J.L., et al., “postprandial morphology of the middle Pleistocene humans from Sima de los Huesos, Spain”. PNAS (2015)

 

© 2018 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad