Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Reconstrucción virtual de las vértebras lumbares y sacro del individuo neandertal Kebara 2 (KMH2) en comparación con un Homo sapiensReconstrucción virtual de las vértebras lumbares y sacro del individuo neandertal Kebara 2 (KMH2) en comparación con un Homo sapiens (Asier Gómez Olivencia, Ella Been y Alon Barash. )
Referenciado en

La postura corporal de los Neandertales

Marzo 2017

Asier Gómez Olivencia / UPV-EHU Ikerbasque

La postura corporal de los neandertales es tema que se debate desde hace más de 100 años. Marcelin Boule, en su descripción del neandertal de La Chapelle-aux-Saints en 1911-1913 ya propuso que los neandertales presentaban un menor grado de curvatura lumbar (lordosis) que los humanos modernos. Según este autor francés, esto se debería a que los neandertales representarían un estado intermedio entre los chimpancés y los humanos modernos. Desde entonces, el hallazgo de nuevos fósiles nos ha permitido conocer mejor nuestra historia evolutiva. Además, las técnicas analíticas y estadísticas actuales nos están permitiendo aproximarnos al registro fósil de una manera que nuestros predecesores científicos no imaginaban hace 100 años. Recientemente se han publicado dos nuevos estudios sobre la columna vertebral y la postura corporal de los neandertales, centrados especialmente en el individuo Kebara 2, de la cueva de Kebara, en Israel, que contiene los restos neandertales que mejor conservan la columna. Estos estudios han examinado métricamente un total de ocho neandertales y han reconstruido la columna vertebral de Kebara 2, confirmando que los neandertales presentaban una menor lordosis lumbar. Sin embargo, el contexto evolutivo es completamente distinto: ahora sabemos que los austrolopitecinos y los primeros representantes del género Homo presentaban una lordosis similar a la nuestra, si acaso ligeramente menor. En el linaje de Homo sapiens se mantuvo (o aumentó ligeramente) la curvatura lumbar, mientras que en el linaje neandertal (empezando en la Sima de los Huesos) disminuyó significativamente. Esta menor curvatura de los neandertales tendría sus ventajas biomecánicas, ya que harían que la transmisión del peso del tronco fuese más directa, algo útil cuando se acarrean cargas, como presas de caza. Al final, Boule tenía razón, pero el contexto evolutivo de los neandertales es ahora más conocido, y los fósiles de la Sima de los Huesos de la sierra de Atapuerca están siendo determinantes para poder entenderlo.

 

Referencias:

Been, E., et al., 2017. 3D Reconstruction of Spinal Posture of the Kebara 2 Neanderthal. En: Marom, A., Hovers, E. (Eds.). Human Paleontology and Prehistory: Contributions in Honor of Yoel Rak. Series Vertebrate Paleobiology and Paleoanthropology, pp. 239-251.

Gómez-Olivencia, A., et al, 2017. The Neandertal vertebral column 2: The lumbar spine. Journal of Human Evolution 106, 84-101.

 

© 2017 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad