Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Imagen tomada con el microscopio electrónico de barrido (SEM) a 100 aumentos de la superficie de un molar inferior de un individuo calcolítico de El Portalón.Imagen tomada con el microscopio electrónico de barrido (SEM) a 100 aumentos de la superficie de un molar inferior de un individuo calcolítico de El Portalón. (Rebeca García)

La dieta de los agricultores y ganaderos de la sierra de Atapuerca

Marzo 2019

Averiguar cuál era la dieta de las poblaciones del pasado no es siempre una tarea fácil y, en cambio, es fundamental para comprender sus formas de vida. Si bien es cierto que en los yacimientos arqueológicos se encuentran algunos restos de lo que consumieron los habitantes de las cuevas, no todos los alimentos contienen elementos resistentes a los procesos de fosilización como los huesos o los dientes. Por este motivo, es más complejo conocer qué clase de elementos vegetales consumían, como frutos, cereales, etc. Una manera de aproximarnos a ese dilema es analizar, mediante técnicas microscópicas, el desgaste de los dientes. Determinados alimentos dejan estrías en el esmalte de nuestros dientes, que en algunos casos son muy características, y es posible reconocer cuán abrasiva era la dieta de las poblaciones del pasado. De este modo, el esmalte de nuestros dientes registra, como si de huellas dactilares se tratase, lo que esa persona consumió durante las últimas semanas de su vida. Un reciente trabajo, encabezado por Rebeca García y llevado a cabo por investigadores del laboratorio de Evolución Humana en la Universidad de Burgos (UBU) y del Centro Mixto Universidad Complutense de Madrid - Instituto Carlos III (UCM-ISCIII), ha analizado los dientes de los humanos que habitaron el norte de la meseta castellana, incluidos los individuos de El Portalón de Cueva Mayor de la Edad del Cobre (hace entre 4.000 y 4.500 años). Los resultados de este trabajo indican que las poblaciones del norte de la meseta durante este periodo tenían una dieta mixta, pero poco abrasiva y, por tanto, dominada por el consumo de carne. Estos datos contrastan con las poblaciones del mismo periodo que ocupaban la costa mediterránea, cuyo desgaste dental indica que su dieta era mucho más abrasiva.

Referencia:

García-González, R., et al., 2018. Dietary inferences from dental microwear patterns in Chalcolithic populations from the Iberian Peninsula: the case of El Portalón de Cueva Mayor (Sierra de Atapuerca, Burgos, Spain) and El Alto de la Huesera (Álava, Spain). Archaeological and Anthropological Science DOI: http://doi.org/10.1007/s12520-018-0711-x

© 2019 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad