Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Fémures de Lucy (Australopithecus afarensis), el niño del Turkana (Homo ergaster) y de un neandertal.Fémures de Lucy (Australopithecus afarensis), el niño del Turkana (Homo ergaster) y de un neandertal. (University of Cambridge)

La estatura y el peso evolucionan a diferentes ritmos en el género Homo.

Diciembre 2017

Adrián Pablos, investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH, Burgos), ha participado en un estudio realizado sobre fósiles humanos de varias especies publicado recientemente en la revista Royal Society Open Science, en el que se sugiere que la estatura y la masa corporal avanzan a diferentes velocidades en el género Homo.

En este trabajo se han analizado más de 300 restos fósiles de todo el mundo de un periodo que abarca desde hace más de cuatro millones de años hasta la actualidad, pertenecientes al esqueleto poscraneal. Los autores de este estudio concluyen que la variación del tamaño del cuerpo en la evolución humana no ha seguido una línea recta y ha sufrido aumentos repentinos en diferentes períodos. Como señala Pablos, “hasta hace poco se pensaba que el cuerpo fue aumentando progresiva y conjuntamente en peso y estatura, cuando en realidad ha ido creciendo a través de un patrón de pulsos y estasis”.

En este trabajo se afirma que con el origen de nuestro género, hace alrededor de dos millones de años, se observa un aumento tanto en altura (unos 20 cm) como en peso (entre 15 y 20 kg) de los individuos. Y hace aproximadamente 1,5 millones de años, poco después de la aparición de Homo erectus/ergaster, se produce otro aumento en la estatura (unos 10 cm), seguido ?un millón de años más tarde? de otro en el peso corporal de unos 10-15 kg. Existen un par de excepciones a este relato: Homo naledi y Homo floresiensis, cuyos restos sugieren que estas especies “nadaron contra la marea” de aumentar el tamaño del cuerpo a lo largo del tiempo.

Pero, en general, este estudio concluye que nuestros antepasados se hicieron más altos alrededor de un millón de años antes de que la masa corporal aumentara de forma generalizada. A partir de entonces, la estatura y el peso promedio del cuerpo se han mantenido más o menos iguales en el linaje de los homínidos.

Referencia:

Will, M., et al., 2017. Long-term patterns of body mass and stature evolution within the hominin lineage. Royal Society Open Science. DOI: 10.1098/rsos.171339

© 2018 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad