Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Puntas de lanza musterienses, tecnología propia de las comunidades neandertales, descubierta en la Cova de les Teixoneres, en MoiàPuntas de lanza musterienses, tecnología propia de las comunidades neandertales, descubierta en la Cova de les Teixoneres, en Moià (IPHES)

Los excepcionales hallazgos en la Cova de les Teixoneres propician la implicación institucional para acercar el yacimiento al público

Septiembre 2018

El hallazgo de restos de por lo menos tres individuos neandertales (dos infantiles y un adulto) durante los últimos años en la Cova de les Teixoneres (Moià, Barcelona) por parte del equipo de investigación integrado por miembros del IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social) y del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana) ha motivado la implicación de las instituciones para facilitar las visitas a este yacimiento y su protección, lo cual requiere de las infraestructuras adecuadas para compatibilizarlas con los trabajos de investigación. En este contexto, se ha instalado una cubierta y una pasarela que cumplen estas funciones.

En el ámbito científico, aunque la campaña ha sido muy corta, se ha continuado extrayendo importantes restos arqueológicos, especialmente fauna y herramientas de 50.000 años de antigüedad, que son de gran valor científico para entender los modos de vida de las comunidades neandertales de la Cataluña central. Entre las herramientas destacan las puntas de lanza, las cuales están elaboradas indistintamente en sílex y cuarzo. Las puntas recuperadas durante esta campaña se añaden a las encontradas durante las anteriores campañas, conformando una de las colecciones más importantes de estas armas de caza de la Península Ibérica.

Respecto a la fauna, el espectro es muy amplio y diverso, siendo los animales más abundantes el ciervo y el caballo. Los fragmentos óseos de estos ungulados presentan claros indicios de haber sido cazados, cocinados y consumidos por los diferentes grupos humanos que ocuparon la cueva.

El proyecto relacionado con las Coves del Toll está dirigido por Jordi Rosell (IPHES-URV, Universidad Rovira i Virgili de Tarragona), Florent Rivals (ICREA-IPHES) y Ruth Blasco (CENIEH). La excavación de este año ha contado principalmente con investigadores pre y posdoctorales del IPHES y la URV. También han participado miembros de las universidades Autónoma y Complutense de Madrid, de la Universidad de Burgos y de la Tel Aviv University (Israel).

© 2018 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad