Campamentos en TD6


Por Fundación Atapuerca

El término “campamento”, entendido en el sentido moderno, es un tanto confuso cuando se habla del Pleistoceno inferior. La mayoría de los conjuntos recuperados de esta cronología suelen contener pocos ítems antropogénicos y solo en contadas ocasiones permiten ir más allá de la identificación de la presencia humana en un lugar y del desarrollo de unas actividades puntuales. Es en este contexto donde un conjunto de la riqueza de TD6 en Gran Dolina cobra importancia. La primera vez que se excavó en este nivel fue a partir del sondeo bioestratigráfico efectuado a mediados de la década de los 90. Esta intervención demostró una complejidad importante de las actividades llevadas a cabo en ese sitio por las comunidades humanas de finales del Pleistoceno inferior, entre las que se incluye el canibalismo.

Los estudios posteriores han permitido afinar el conocimiento que se tiene de este sitio. Hoy en día se sabe que TD6 es una unidad estratigráfica de más de dos metros de potencia en la que las hienas utilizaron frecuentemente la cueva para establecer sus cubiles. La presencia humana se documenta con menor o mayor intensidad en todas las subunidades. Sin embargo, es en la parte superior (subunidad TD6-2) donde se documenta una mayor profusión de actividades antropogénicas, representada principalmente por numerosos artefactos líticos asociados a restos faunísticos y humanos.

La excavación de TD6-2 permitió identificar que las ocupaciones humanas se dieron tanto en el interior de la cueva como en sus alrededores. Según los estudios estratigráficos, estas se desarrollaron, al menos, en cuatro momentos diferentes sin que se pueda precisar su duración. Lo que sí se sabe es que las ocupaciones humanas se alternaron con las de carnívoros, a juzgar por las evidencias de actividades de estos animales y sus coprolitos. En cualquier caso, Gran Dolina y sus aledaños representaron, durante todo ese periodo, un lugar referencial para que los grupos humanos de la sierra tuvieran un lugar donde acudir y desarrollar gran parte de sus actividades domésticas. Este conjunto, por tanto, es lo más parecido a lo que en cronologías posteriores se entiende por campamentos (o lugares de hábitat). En definitiva, TD6 representa un registro singular dentro del mundo del Pleistoceno antiguo de Europa occidental y su riguroso estudio será básico para conocer el comportamiento y los modos de vida de aquellas comunidades humanas.

Josep Rosell