Los denisovanos, los primeros en llegar al Tíbet


Por Fundación Atapuerca

Mayo 2019

Un equipo de investigadores dirigido por Fahu Che, del Instituto de Investigación de la Meseta Tibetana; Dongju Zhang, de la Universidad de Lanzhou, y Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, han publicado recientemente, en la revista Nature, la descripción de una mandíbula de 160 mil años de antigüedad, hallada en la cueva de Karst Baishiya, en la meseta del Tíbet (China). Se trata de la primera evidencia de esta especie encontrada fuera de las Cuevas de Denisova, en Siberia. El fósil fue descubierto en 1980 por un monje budista, pero su análisis científico no comenzó hasta el año 2010.

Los investigadores creen que se trata del fósil del primer homínido que habitó en esa meseta y que correspondería a los denisovanos, una subespecie arcaica relacionada con los neandertales y los humanos modernos. El descubrimiento indica que los denisovanos se adaptaron a entornos de alta altitud y bajo nivel de oxígeno mucho antes que la llegada de los humanos modernos.

Los denisovanos fueron descubiertos en 2010 por un equipo de investigación dirigido por Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, que secuenció el genoma de un fósil encontrado en la cueva de Denisova en Rusia, y demostró que pertenecía a un grupo de homínidos que era genéticamente distinto de los neandertales.

Referencia bibliográfica:

Chen, F. et al., 2019. A late Middle Pleistocene Denisovan mandible from the Tibetan Plateau. Nature. Volume 569, 409-412.