#yomequedoencasa material didáctico

Nueva datación de dos yacimientos del Paleolítico inferior en Francia


Por Mathieu Duval y Josep M. Parés / CENIEH

Un nuevo trabajo publicado en la revista Quaternary International proporciona nuevos datos sobre la cronología de dos yacimientos paleolíticos antiguos de Francia asociados a depósitos fluviales del río Cher, un afluente del Loira: Lunery-la Terre-des-Sablons y Brinay-La Noira.

La originalidad del trabajo liderado por los investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) Mathieu Duval y Josep María Parés consiste en la combinación de diferentes métodos para datar estos yacimientos y el uso de los procedimientos analíticos más avanzados. Por un lado, se aplicó la Resonancia Paramagnética Electrónica (más conocida por su acrónimo en inglés, ESR) aplicada a granos de cuarzo mediante el método de los centros múltiples, para poder comparar con los resultados obtenidos previamente y, de manera independiente, por el equipo francés del Museo Nacional de Historia Natural de París mediante esta misma técnica. Otro método utilizado fue la luminiscencia sobre granos de cuarzo individuales y mediante un sistema llamado TT-OSL (Thermally-Transferred Optically Stimulated Luminescence) que permite alcanzar períodos más antiguos que la OSL (Optically Stimulated Luminescence) estándar. Por último, el método de paleomagnetismo fue aplicado a sedimentos procedentes de una selección de los niveles más finos en ambas secuencias. Todos los análisis, llevados a cabo en los laboratorios del CENIEH, produjeron resultados coherentes entre sí, permitiendo obtener un marco cronológico muy robusto para ambos yacimientos, que hasta ahora solo habían sido datados mediante ESR.

En el caso del yacimiento Olduvayense de Lunery-la Terre-des-Sablons, las nuevas dataciones implican además un escenario de formación más complejo de lo pensado hasta ahora, puesto que permiten proporcionar una fecha mínima de 710.000 años para esta industria lítica, mientras que hasta ahora se consideraba de unos 1,1 millones de años.

El segundo yacimiento, Brinay-la Noira, presenta también una industria lítica del Paleolítico inferior, pero de tipo achelense. Los nuevos resultados apoyan y refuerzan la propuesta anterior de unos 650.000 años, posicionando este lugar como uno de los yacimientos achelenses más antiguos del continente.

En resumen, este trabajo ilustra la importancia de combinar varios métodos distintos para datar yacimientos antiguos. Como no existe ningún método universal que se pueda aplicar en todas las situaciones, la selección de los métodos empleados se tiene que adaptar a cada sitio. Esta decisión depende de varios factores, como el contexto geológico, la presencia del material adecuado para su datación y la antigüedad del lugar estudiado.